FacebookTwitterYoutubeFeed
      
    |  | 
Viernes, 10 Enero 2014 09:51

2014, vestirse de informática

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
Reloj inteligente Reloj inteligente

Quizá debamos esperar todavía por la ropa totalmente virtual, esa que se ajuste automáticamente al cuerpo, regule su temperatura y hasta nos hable de alguna manera, pero para la mayoría de los expertos es muy posible que el año 2014 se distinga por ser finalmente en el que nos «vistamos» de informática.

Y es que la computación de las cosas, o la conectividad e informatización de objetos comunes como un refrigerador, una cocina, una lavadora, y hasta las luces y puertas de una casa, comienza a ser una realidad y a trasladarse también a objetos comunes y pequeños de uso cotidiano… encima de nosotros.

Ya Google, el gigante informático, dio el año pasado un avance significativo a su proyecto de Google glass o espejuelos inteligentes, capaces de reproducir música y videos, actuar como una cámara para tomar fotos y secuencias de imágenes y hasta conectarse al móvil para recibir y hacer llamadas.

Otros fabricantes, con proyectos similares, podrían sumarse al carro de los gadgets inteligentes, y seguir la línea abierta en el ámbito de los llamados relojes virtuales y hasta bolsos «superdotados» gracias a las posibilidades que da la informática.

...Que viene dando la hora

Enero es, sin duda, un mes muy interesante para el mundo de la computación. Próxima está a celebrarse la Feria de Electrónica de Las Vegas (más conocida como CES, por sus siglas en inglés), la cual tradicionalmente aprovechan los fabricantes para lanzar sus productos más novedosos.

Aunque es casi seguro que en varios ámbitos las expectativas se vean superadas, la mayoría de los expertos coinciden en que muchas creaciones se centrarán este año en la llamada informática de vestir (wearable tech, en inglés), la cual ha tenido un vertiginoso crecimiento en los últimos tiempos.

Relojes que reciben notificaciones de correo electrónico y hasta actualizaciones de la red social Facebook; pulseras que controlan en tiempo real el ritmo cardiaco, la temperatura corporal y hasta el peso; prendedores y gafas con sensores y pantallas, capaces de conectarse con otros dispositivos, como teléfono celular, vía Wi-Fi o Bluetooth... son creaciones que ya existen, pero que podrían desarrollar nuevas versiones con prestaciones superiores, e incluso sorprender con la posibilidad de llegar a controlar remotamente otros equipos, incluidos los del hogar, como las alarmas caseras o las luces, de forma tal que se pudieran activar antes de llegar a casa o programarlas desde el reloj de pulsera para que enciendan a una hora específica.

En esa línea se insertan también los proyectos de casas inteligentes, cada vez más avanzados, los cuales permiten controlar desde el ordenador y hasta desde un teléfono celular los electrodomésticos de una casa, de forma tal que no está muy lejos el día en que encontremos el agua lista para el baño y la comida caliente cuando lleguemos, porque ya le dimos la orden por Internet a la cocina y al microwave.

Los más soñadores hablan incluso de que los competidores de las gafas inteligentes Google glass, como la pantalla virtual Retina de Avegant y las gafas inteligentes Vuzix M100, podrían venir con aplicaciones más utilitarias, entre ellas las de mapas GPS para ubicarse mientras uno camina por una ciudad, o la ansiada posibilidad de «ver» tu correo con el rabillo del ojo gracias a que este se muestre en los espejuelos que portamos.

¿Sin vuelto electrónico?

La presentación a finales del año pasado de un prototipo de teléfono celular capaz de doblarse, gracias a su pantalla flexible, es un atisbo de lo que podríamos ver en el año que recién comienza.

Hay una corriente de fabricantes cada vez más fuerte que apuesta por el papel electrónico, una de las aplicaciones de las pantallas ultrafinas y maleables, que podrían llegar a tener en muy poco tiempo un uso cotidiano para leer periódicos, revistas y hasta libros.

Sin embargo, su entrada al mundo de  los móviles podría revolucionar a estos,         convirtiéndolos en un aditamento que formara parte de los tejidos de las ropas, de forma tal que se insertara como parte de ellas.

Otros, en cambio, apuestan, sin renunciar a lo anterior, por seguir dándole cada vez más utilidades a los móviles, que poco a poco comienzan a ser tan indispensables como el agua.

Hoy, además de equipos de comunicación para voz y datos, los celulares incluyen cámaras, minicomputadoras, agenda, almanaque, reproductores de música y videos, controladores de peso y del período menstrual de las mujeres, y hasta espantadores de mosquitos por las múltiples y diversificadas aplicaciones, que cada día crecen más.

El gran salto será, dicen los especialistas, lograr convertirlos definitivamente en el monedero portátil, gracias a su integración con los sistemas de pago por tarjeta, y el uso de los lectores de códigos.

Así, en el 2014 se espera que se profundice la utilización del móvil como una especie de billetera electrónica, mediante la cual bastaría leer el código especial o el de barra de un producto para que automáticamente este fuera cargado a nuestra cuenta, previa aceptación de su compra.

Esto impulsará también el uso de la moneda electrónica como forma de comercio, algo que ha ido creciendo incesantemente en los últimos años, al punto de que las compras virtuales ya son hoy un segmento muy significativo de las ventas de muchos negocios al por menor a nivel mundial.

Un móvil todo en uno

Los juegos electrónicos donde se inserte la realidad virtual y la tercera dimensión, el imparable crecimiento de las redes sociales como forma de socialización, la integración de diversas tecnologías en un solo dispositivo como el móvil, son otras de las líneas en el ámbito informático que se seguirán profundizando este año.

Tampoco se puede perder de vista el mundo de las aplicaciones para celulares, algo verdaderamente sorprendente por su multiplicidad de funciones, y especialmente porque sustentan la teoría de que estos serán los equipos más triunfadores del futuro.

Y si de dispositivos se trata, el 2013 le dio el adiós definitivo a las minilaptops, cuando los fabricantes se convencieron de que habían sido superadas por los Tablet PC.

Ahora quizá también sea tiempo de irnos despidiendo de estos, ya que, sin morir, parecen haber entrado en una extraña fusión con los teléfonos, desmitificando la idea de que los móviles mientras más pequeños mejores, pues los usuarios lo que buscan no es tanto tamaño como que un mismo equipo les sirva para la mayor cantidad de actividades.

En el caso de Cuba, además de seguir profundizando la conectividad y acercándola cada vez más al ciudadano común, quizá sea hora también de impulsar más el mercado de los softwares para computadoras y aplicaciones para móviles, casi inexistente en la actualidad; algo inexplicable si se tiene en cuenta el enorme potencial de conocimientos que existe.

Habrá que ver de cerca también el desarrollo que tienen proyectos como el de la red social criolla La Tendedera, o los caminos que logre desentrañar el videojuego cubano, pues, más allá de equipos y conexiones que tanta falta hacen, es en la oferta de contenidos y servicios donde se ha de ganar verdaderamente la batalla por informatizar a la sociedad.

Tomado de Juventud Rebelde

Visto 4871 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Actividades
X
{loadposition jbolo_pos1}
Chat
X
Tu Estado: 
Disponible
Click here to change your status
Inicia sesión para poder chatear.

Con los usuarios que tiene Vínculo en la Comunidad y estén conectados podrá conversar.

Chat (0)