FacebookTwitterYoutubeFeed
      
    |  | 
Quienes somos

Quienes somos (11)

Viernes, 14 Octubre 2016 13:01

Bienvenida

Escrito por

Un 2 de diciembre de 1964 se inaugura en La Habana, la Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría, Cujae, que acogió a los estudiantes de ingeniería y arquitectura.

Gesto noble el de homenajear con su nombre, a un líder estudiantil indiscutible, devenido en símbolo de la juventud cubana, que supo con la entrega de su vida responder a su tiempo, colocando en lo más alto la justa conjunción del compromiso político y la calidad humana.

De modo que así nació la Cujae, llevando ya esa impronta que resumimos en vocación por la Patria, confianza en el porvenir y la aspiración siempre renovada de crecer.

Han pasado ya cuarenta y ocho años de nuestro comienzo, más la esencia está en la semilla, imbricada a nuestra misión de formar profesionales competitivos, con pensamiento científico y comprometidos en el desarrollo de nuestra sociedad.

En más de cuatro décadas, han sido muchas las transformaciones experimentadas en contenido, matrículas, modalidades de enseñanza, perspectivas, y en ese gran poder de la comunicación que, revolucionada con las nuevas tecnologías, nos ha incluido en una red de fácil acceso e influencias recíprocas. Justificado, pues, que aprovechemos sus posibilidades para multiplicar contactos, sumar intercambios y estrechar relaciones de diálogo fecundo.

Nuestra Universidad abre aquí sus puertas. El visitante tendrá la oportunidad de entrar y acercarse al perfil institucional, recorrer facultades, compartir nuestro campus, conocer de la identidad cultural e identificar objetivos comunes. Esperanzados extendemos este puente, con el optimismo no sólo de mostrarle sus carreras y quehacer, sino además el de aunar voluntades para responder a esa convocatoria de la Enseñanza Superior del mundo de hoy, que exige abordar el porvenir de forma diferente y cumplir con las tareas asignadas a la educación técnica y social.

Sean bienvenidos a la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría, Cujae,

Saludos,

Dra. Alicia Alonso Becerra
Rectora


e-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Télefonos : 260-80-30, 260-32-00, 266-32-02
Fax : 267-71-29

Martes, 13 Enero 2015 11:44

Nuestros símbolos

Escrito por

NUESTROS SÍMBOLOS

LA BANDERA

 La Bandera de la Cujae

 

 LOGOSÍMBOLO

Logosímbolo

 

 ISOTIPO

ISOTIPO DE LA CUJAE

 

El isotipo está construido bajo una concepción abstracta de la articulación de las partes y las funciones de la organización, apelando para ello a códigos referenciales icónicos y verbales simultáneamente.

La forma está sujeta a una estructura base de seis partes (hexágono). En su interior, para crear un efecto volumétrico, se aprovecha la rejilla estructural colocándose un prisma de base cuadrada sobre la línea virtual, que va desde cuadrante inferior izquierdo hasta el superior derecho.

Este otro elemento geométrico tiene su origen en la solidez y monumentalidad del sistema constructivo. Con su inserción se obtiene, en el área restante, una estructura inclinada en forma de C (letra inicial del nombre de marca).

El tratamiento espacial y matemático, su forma compacta y “dura”, connota el carácter ingenieril de las especialidades que se imparten en las facultades.

Los colores, como punto final de la forma construida, están destinados a una doble función. La primera, enfatizar el carácter volumétrico de la forma, armonizando tres claridades con el objetivo de provocar zonas de iluminación y de sombras. La segunda, refleja la articulación del sistema constructivo con su entorno natural.

Los cromas escogidos fueron el verde y el gris; dejando transparente, para fondos blancos, la base del prisma insertado.

El verde representa el entorno, la plataforma natural donde se desarrollan las actividades técnicas. La forma que contiene es-te color es asociada con la estructura de letra C, la cual forma parte estructural del lenguaje humano.
El gris como tinte neutral, está conformando el plano de sombra en el prisma. Su nivel de claridad, más bajo que el del croma verde, ayuda a colocar en primer plano a la figura que lo contiene.

Las lecturas y connotaciones del isotipo son precisas; estas comienzan en la visualización de la letra C, posteriormente al prisma, y por último a la saeta que se forma con el plano gris de dicho objeto.

La letra C del nombre ”cujae”, el prisma de base cuadrada asociado al modelaje de la arquitectura y al corte técnico de sus especialidades, y la saeta ascendente indicando avance y desarrollo, son todas lecturas positivas del isotipo. A ellas se les suma la percepción de una abertura de la cual proviene un haz de luz colocado en lugar del prisma de base cuadrada.

 

LOGOTIPO

LOGOTIPO DE LA CUJAE

El logotipo está confeccionado apoyándose en la familia tipográfica Frutiger, la que en soporte magnético se nombra: Humanst 777, y es utilizada para este caso con su versión más gruesa.

La opción de un tipo (letra) Sans serif, de trazos limpios, de grosores uniformes y terminaciones sobre base cuadrada, son elementos socialmente codificados como connotadores de modernidad, apropiados para la representación de esta organización.

La partícula “cujae” la cual es logotipada, cumple dos funciones fundamentales: verbal y de singularización.

La primera está implícita en el fonema mismo y se refuerza su función tratándose con dicha tipografía en versión gruesa (Bold) haciendo la partícula aún más visible.

La segunda función (icónica), peculiariza al nombre añadiéndole rasgos característicos del isotipo. Esta relación entre logotipo-isotipo pretende lograr una articulación entre los dos componentes de identificación. Para ello se trabajan las terminaciones de cada letra, aplicándose cortes de 30 y 60 grados, ángulos que están presentes en la construcción del isotipo.

Tomando como guía el ojo de la letra A (minúscula) se le provoca una curvatura en su trazo terminal descendente, quedando su construcción asociada a un serif. El mismo procedimiento se aplica a la letra U (minúscula).

El trabajo de la partícula en la caja baja (minúsculas) va dirigido a desviar la lectura de las siglas. Esto fue extraído de la investigación, la que definió a la “cujae” como un nombre coloquial que mostraba un lugar o locación.

Las minúsculas también connotan el carácter juvenil de la masa estudiantil de la organización.

El color verde forma parte de la articulación con el isotipo, independientemente, de que este atributo responde al entorno o área, lo que apoyaría el significado del nombre como lugar.

 

GENÉRICO

GENERICO DE LA CUJAE

 

El genérico presenta un valor denominativo en la articulación con los otros componentes de identificación (isotipo y logotipo).

Se trabajó con la tipografía Humanst 777 (la misma fuente que se usa en la creación del logotipo) y sus niveles de lectura son bien definidos: la definición “Instituto Superior Politécnico” y el nombre del mártir “José Antonio Echeverría”, se encuentran a puntajes (tamaño de la letra) diferentes y están compuestos en dos versiones distintas (Bold y normal) respectivamente.

Para mayor articulación con el isotipo, se compone el texto con utilización de la caja baja.

 

EL HIMNO

La letra y música del himno universitario de la Cujae, Alma Cujae, fue compuesta en este 2014 por Israel Rojas Fiel, director del Grupo Buena Fe, como regalo al Instituto en su Aniversario 50.

El himno, que fue escuchado por primera vez en el acto de inicio del curso 2014-2015, exalta los valores y el orgullo de los cujaeños de pertenecer a esta Casa de Altos Estudios.

 

 Alma Cujae

Letra y Música: Israel Rojas

Guiando el trayecto que traza el martillo

Haciendo fecundo lo que fue brutal

Hasta que lo abstracto parezca sencillo

Exacto y conexo, febril, tangencial.

 

A nuevos saberes sobre hombros de gigantes

Calzando el empeño, echemos a andar

Teoremas, proyectos y por lección más grande:

Nunca es suficiente siempre hay que encontrar

Nunca es suficiente siempre hay que buscar.

 

Ensancha familia el corazón que siente

Que anuda en efectos de eterna amistad

Por el compromiso levanto la frente

Mi luz con la patria por la humanidad

Mi luz con la patria por la humanidad

 

Como hace la brisa del paso de los vientos

Que pasa y nos lleva, regresa y nos trae

Por generaciones navegando el tiempo

Corazón del pueblo el alma Cujae

Orgullosamente el alma Cujae

Corazón del pueblo el alma Cujae.

 

Video Himno de la Cujae

 

Puede descargar la música del Himno Cujae desde los enlaces de descarga (más abajo) de este artículo

Lunes, 12 Enero 2015 09:53

Decanos y Rectores de la Cujae

Escrito por

Rectores de la Cujae

A continuación, la lista de decanos y rectores que ha tenido la Facultad de Tecnología y posteriormente el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría desde su fecha de fundación:

Decanos de la Facultad de Tecnología:
Ing. Diosdado Pérez Franco (1961-1965)
Ing. Miguel Llaneras Rodríguez (1965-1966)
Arq. Eduardo Granados Navarro (1966-1967)
Arq. Gonzalo de Quesada Mesa (1967-1971)
Ing.  José Arañaburo García (1971-1973)
Ing. José Lavandero García (1973-1976)
Ing.  Orlando Olivera Martín (1976)

Rectores de la ISPJAE (1976-2014):
Dr. Ing. Orlando Olivera Martín (1976-1979)
Dr. Ing. Rodolfo Alarcón Ortiz (1979-1987)
Dr. Ing. Antonio Romillo Tarke (1987-1998)
Dr. Ing. Arturo Bada González (1998-2004)
Dr. Ing. Gustavo Cobreiro Suárez (2004-2009)
Dra. Alicia Alonso Becerra (2009- )

Martes, 03 Mayo 2011 14:35

José Antonio Echeverría

Escrito por

Echeverría Bianchi,  José Antonio

Nació en Cárdenas, provincia de Matanzas, el 16 de julio de 1932. Allí cursó sus primeros estudios, y al graduarse de bachiller en Ciencias viajó a la Habana y matriculó la carrera de Arquitectura en el curso 1950-51.

Nació en medio de una Cuba atravesada por años de crisis y radicalización de la pequeña burguesía. Recuérdese que en el levantamiento  de 1933, para derrocar al dictador Machado, confluyeron los elementos peculiares de la formación ideológica del país: el nacionalismo democrático martiano como programa del presente y no del pasado; su vinculación con las tradiciones locales del socialismo; la fusión entre clases medias y sectores populares que cristalizó la reforma universitaria; el peso de la juventud como elemento dinamizador, detonante, de la actividad política en el resto de la sociedad. Esta asonada quedaría   como un antecedente político notable en nuestra historia, cuya herencia se recogerá, triunfal a mediados de la década del 50. Fue, además, el punto más alto que la movilización estudiantil alcanzó en América Latina cuando la reforma echó a andar su proyección política.

De modo que nos detendremos en José Antonio joven, en las circunstancias que lo hacen madurar como revolucionario y hombre.

Es importante aclarar que Echeverría no fue un militante marxista leninista. Fue un combatiente revolucionario, un dirigente estudiantil y político de nuestro pueblo, en las condiciones concretas de su etapa histórica, y por lo tanto, con las características concretas de ese momento. Su pensamiento, expresado en múltiples ocasiones, desplegó una serie de proyecciones que constituyeron el resultado de la filosofía política del movimiento estudiantil revolucionario de la época.

En  su táctica de lucha, Echeverría consideró la unidad como la pieza fundamental de sus acciones: la unidad del movimiento estudiantil, la unidad de las fuerzas revolucionarias, la unidad entre las fuerzas revolucionarias y las masas, y la unidad con las fuerzas progresistas de América Latina y de otras partes del mundo. A medida que se desarrolló la lucha se fueron materializando todos los factores que conforman esta estrategia.

El agravamiento de las contradicciones políticas de la dominación a partir del 10 de marzo de 1952, y sobre todo, la nueva etapa de revolución abierta el 26 de julio de 1953, permitieron a la rebeldía universitaria buscar su organicidad, permanencia y objetivos engranados a una estrategia nacional de toma del poder político para desarrollar una revolución. José Antonio Echeverría sería la figura que personificaría con más fuerza esa lucha estudiantil, convirtiendo a la Universidad de la Habana en un centro de resistencia popular.

Echeverría, supo poner en manos de Fidel la gloriosa bandera del estudiantado cubano, como dirigente de la Federación Estudiantil Universitaria, FEU, en pacto de confianza plena, sellado con la Carta de México, suscrita en el año 1956, en el país azteca, cuando ambos líderes revolucionarios, convinieron desarrollar sus planes de acción armada independientes, pero con la coordinación necesaria para derrotar la tiranía.


En 1957, ocurrirían los hechos del 13 de marzo, centrados en un grupo de la vanguardia estudiantil que tenía como programa, atacar el Palacio Presidencial y tomar la emisora nacional Radio Reloj.  Las acciones fracasaron y entre los innumerables factores que incidieron en la frustración  estuvieron: el desconocimiento del escenario de lucha, la gran superioridad numérica y de armamentos del enemigo, así como las bajas que los atacantes sufrieron desde el principio. Pero, si hubiera que apuntar el más determinante, estratégicamente puede señalarse el no funcionamiento del respaldo, tal y como se planificó.

Según testimonios recogidos,  muchos revolucionarios llegaron hasta las inmediaciones del Palacio Presidencial y hasta estuvieron junto al camión que tenía las armas, pero  faltó la determinación y la   orden para que se sumaran al  ataque.

Ese día, junto a su querida Universidad, después de arengar al pueblo por Radio Reloj , cae en pleno combate, José Antonio Echeverría, a los 24 años de edad. Muere bajo las balas asesinas de la policía batistiana, el líder indiscutible de los estudiantes de aquel tiempo en un gesto pleno de heroísmo, que tuvo plena repercusión en la conciencia popular y se integra legítimamente a la historia de los hechos más trascendentes del acervo revolucionario cubano.

José Antonio Echeverría fue visionario al respecto, pues en su testamento político expresaría: “Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad. Porque tenga o no nuestra acción el éxito que esperamos, la conmoción que originará nos hará adelantar en la senda del triunfo…”

El Presidente eterno de la FEU, convirtió a esta Organización en un destacamento revolucionario de Vanguardia, de donde salieron numerosos miembros que seguirían trabajando en la clandestinidad o se incorporarían a los diferentes frentes guerrilleros del país hasta el triunfo del Primero de Enero.

Con la alborada de 1959, vendrían nuevas páginas gloriosas  escritas por la juventud cubana y su estudiantado, en respaldo al proceso revolucionario, a sus medidas y a la consolidación del socialismo, brillando por igual que en los tiempos de José Antonio .Así fue con la Campaña de Alfabetización, desplegada en el año 1961, cuando más de cien mil estudiantes se incorporaron a esta batalla que llevó el pan de la enseñanza a cada rincón del país. Así seguirá siendo en este desarrollo de la universidad cubana que va comenzando a superar los más audaces sueños de los pioneros de la Revolución. Así seguirá siendo en cada cruzada por la Patria.


Hablan algunos de sus compañeros
Julio A. García Oliveras:

“José Antonio como todo joven de su época vivió intensamente a pesar del tiempo que dedicó a la gesta revolucionaria. Tenía 24 años, era un joven con inquietudes, jaranero, que gustaba tomar cerveza y oír a Benny Moré. Practicaba fútbol, entre otros deportes. Era muy aceptado entre las muchachas, porque aunque era de complexión robusta, tenía buena estatura y lucía bien. Por ser su compañero durante años, pienso que su imagen no puede idealizarse como para quitarle la parte humana y natural de su hombría y su juventud.

La figura que trascendió de José Antonio en aquella época era la de un revolucionario de combate.  Pero es hora ya de esclarecer su pensamiento político, porque lo otro sería considerarlo como un robot, es decir, una gente que se fajaba con la policía automáticamente.

En el plano político José Antonio al igual que Fidel y otros combatientes, se sumergió en la lucha a partir del golpe de estado del 10 marzo de 1952, en primer orden por restablecer la legalidad y rescatar la Constitución de 1940.

Muy pronto ya en el 53 y 54, José Antonio va a introducir el término de Revolución Cubana en sus discursos y arengas (...) y habla de la planificación de la economía, del papel del arquitecto en Cuba en función de las necesidades sociales del país y también de la unión con el sector obrero, en particular, el azucarero.

...Habla del imperialismo y tiene un discurso en el acto contra las dictaduras de América.  La otra parte de su pensamiento está ligada a su ejecutoria como dirigente (...) y el otro rasgo diríamos es la línea insurreccional.  O sea, que José Antonio, cuando cae tiene un pensamiento consecuente, unitario e insurreccionalista, que son rasgos estratégicos de su lucha” .

Rolando Bezos Secades:

“...Yo no solo era su jefe de despacho, sino también su amigo, su compañero de cuarto en la casa de huéspedes de la calle 25 No. 411 entre J y K, en el Vedado habanero. Nosotros decíamos que el “gordo” estaba fuera de liga. No daba una orden que no fuera él mismo capaz de cumplir, y siempre los demás estábamos llamándole la atención, pues ya no podía recibir ni un golpe más en la cabeza.


“ El estrechamiento de las relaciones FEU-trabajadores, lo lograba gracias a sus características personales. Para la realización de la huelga azucarera en 1955, por ejemplo, enviaría a los estudiantes a todas las provincias a fin de contactar con los líderes obreros y recuerdo también una carta dirigida al compañero Osmel Francis de Los Reyes, de Guantánamo, en uno de cuyos párrafos podía leerse:

Tu que estás de lleno y de cerca en el problema de la Base Naval (territorio de Cuba, ocupado por los Estados Unidos en contra de la voluntad del pueblo), conoces el asunto mejor que nadie, cualquier sugerencia o cualquier actitud que tú tomes será respaldada por nosotros así, hermano, hazlo saber al secretario del Sindicato de la Base y demás compañeros obreros vejados.


Guillermo Jiménez:

“José Antonio no era sólo un líder universitario, sino un revolucionario con gran influencia a nivel de toda la nación. En verdad, la Universidad no sólo era un reservorio natural de cultura, sino un sitio donde se fomentaba el acercamiento político y nacionalista. En el año 55 José Antonio estaba en la cúspide de su liderazgo, no hay que olvidar que Fidel había salido de prisión y marcharía a tierra azteca a preparar la victoria definitiva, entonces tras la  Carta de México Echeverría se propondría cumplir los compromisos asumidos con  el Jefe de la Revolución “.

Josefina Rodríguez:

“José Antonio Echeverría tenía un don especial para hablar y llegar a todos. Mire si eso era fuerte que también nos ayudó a organizarnos a nosotros los estudiantes de la Segunda Enseñanza en ese entonces. El contribuyó  en toda la realización de nuestro Congreso, que se celebró en el local de la FEU de la Universidad, y siempre nos llamaba a unirnos en la lucha contra la tiranía, inclusive tomamos parte también en la huelga azucarera”. “ Yo siempre tengo ese sentimiento de ir acompañada por José Antonio en los desfiles”.

Todos mencionan al “gordo” con la inmediatez de los amigos cercanos, como si fueran a verlo bajar la escalinata, rumbo a la calle San Lázaro...con aquella frase que solía decir: “ no puedo pararme, es que tengo planos los pies...”

Hechos significativos por años

1952. La Universidad

Al año siguiente de su arribo a la Escuela de Arquitectura, se produce el golpe de Estado de Fulgencio Batista; los estudiantes fueron la única fuerza social relativamente organizada  que opuso una resistencia visible instantánea al dictador, convirtiéndose la Universidad de La Habana, en el principal escenario de lucha. El  hasta entonces presidente de la República, Carlos Príos, recibe una comisión de la Federación Estudiantil Universitaria, FEU, en el Palacio Presidencial y le pide armas para organizar la resistencia. El mandatario promete enviarlas, pero éstas nunca llegarían. Mientras tanto, a los lados de la escalinata, un grupo de estudiantes entre los que se encontraba Echeverría, instaló un sistema de altavoces a través de los cuales se comienza a denunciar el porrazo, llamándose al pueblo a un paro general. El cerco policial que se establece sólo se levanta 6 días después, no logrando intimidar a los jóvenes. Esta situación no fue ajena a Batista, quien en un evidente esfuerzo por apaciguar los ánimos en el único foco de rebeldía existente, emite una declaración en que afirma su respeto a la autonomía universitaria, enviando simultáneamente sobornadoras ofertas: formación de un gobierno de profesores y alumnos que acometiera una reforma y la promesa de entregar 10 millones de pesos para la construcción de una ciudad universitaria  La propuesta fue rechazada.


Cuatro días después del golpe, la FEU emitió una declaración de principios que, elevándose más allá de las limitaciones de la dirigencia estudiantil, se coloca a la altura de las gloriosas tradiciones revolucionarias de la Universidad, llamando al pueblo a la lucha contra la dictadura. De todos los pronunciamientos políticos del momento, junto al manifiesto de Fidel: "Revolución no, zarpazo”; constituye la apelación más clara y encendida a oponerse a la naciente tiranía.

En ella los estudiantes de la Universidad  de La Habana, expresaban entre otras cosas:
"Somos otra vez los abanderados de la conciencia nacional. Las dramáticas circunstancias que atraviesa la Patria nos impone duros y riesgosos deberes. No nos hemos puesto a medir la magnitud de las consecuencias. Estamos prestos a cumplirla serena, responsable y firmemente. La colina universitaria sigue siendo bastión y esperanza de la dignidad cubana.

"Combatimos el golpe militar del 10 de marzo por haber derribado lo que constituye la esencia y razón de ser de la República en esta etapa de su desarrollo. La estructura democrática establecida en la Constitución que el pueblo se diera en 1940".

En los primeros días del paro estudiantil se acordó realizar una campaña de apoyo a la Constitución de 1940, una de las más progresistas de América Latina para su época. Idea central: abrir libros para que la ciudadanía deposite su firma en apoyo al violado cuerpo legislativo y, a través de esta actividad movilizar al pueblo contra Batista. Centenares de universitarios habaneros recorren el país en la obtención de este objetivo y son apoyados por los estudiantes de cada localidad.

José Antonio Echeverría entonces estudiante de segundo año de arquitectura, vice presidente de su Escuela, y como tal, miembro suplente de la FEU, al mismo tiempo que ya un dirigente destacado de un grupo estudiantil renovador surgido en su Facultad, se plantea ganar al movimiento estudiantil para posiciones revolucionarias. Y para ello considera importante concentrar el trabajo dentro de la Universidad, ganar la dirección de la FEU y después, extender el movimiento a otros sectores estudiantiles. Está convencido de que para los estudiantes del resto del país, la Universidad de La Habana representaba  las tradiciones revolucionarias del 30 y la lucha contra Machado del 33. Pero ya a estas alturas, también tiene claro que sólo con las armas se podrá derrotar a Batista, por ello  se propone ir conformando pequeños grupos armados.

En los últimos meses de 1952, comenzó a trabajar en la formación de colectivos de veinte o treinta estudiantes con fines insurreccionales. Le encomendó a cada uno de sus compañeros más cercanos la organización de ellos. Se trataba de conformar en la Universidad un destacamento de cien a ciento cincuenta combatientes.

Así, un 26 de noviembre, un día antes de la fecha de recordación de los mártires asesinados por el colonialismo español en 1871, y como parte de la promoción de la actividad, uno de estos grupo decide lanzarse al terreno del Estadio del Cerro, durante un juego de béisbol, y frente a 20 mil espectadores, despliegan una tela contra la dictadura, conminando al pueblo al acto que se realizaría en la Colina universitaria. De inmediato los esbirros aparecen con toda su violencia y detienen a los estudiantes, entre ellos, a José Antonio, pero éstos pudieron alcanzar su objetivo: llamar la atención y dar muestras de una Universidad rebelde.


Año 1953

Comenzó agitado. El 10 de enero, día del aniversario de Julio Antonio Mella (líder estudiantil, fundador del Partido Comunista de Cuba, asesinado en México por orden de Machado), los estudiantes celebraron un breve acto y erigieron un pequeño pedestal frente a la escalinata universitaria sobre el cual colocaron su busto. Cuatro días después, amaneció embadurnado de chapapote, en una evidente profanación , que  encontró respuesta inmediata en el estudiantado universitario. La protesta fue creciendo rápidamente en amplitud y violencia. A la mañana siguiente toda la zona cercana a la Universidad se convirtió en campo de batalla entre estudiantes y policías.

Hacia la plaza Cadenas( en la Universidad) comenzó a movilizarse el estudiantado de las distintas escuelas , desbordándose en la escalinata, y calles adyacentes a la Colina. Miles de estudiantes empezaron a formar una masa agitada que gritaba contra Batista y contestaba a la agresión armada, con  piedras y todo lo que encontraba a mano. La acción estudiantil  marcaría un hito histórico en la lucha contra la tiranía de Batista.
Una poderosa manifestación formada por varios miles de estudiantes inició una marcha por la calle San Lázaro rumbo al Mausoleo de los Estudiantes de Medicina fusilados por el colonialismo español. La policía trató infructuosamente de detenerla. Resonaban los gritos de ¡Abajo Batista! y ¡Abajo la dictadura!  , y cuando faltaban algunos cientos de metros para alcanzar el paseo del Prado y el objetivo final, una densa barrera de fuerzas represivas cerró el paso. Varias filas de policías y soldados con armas largas, carros perseguidoras y bombas flushers en disposición combativa, se interponían a los estudiantes.

La avanzada de la manifestación, formada por los más aguerridos estudiantes revolucionarios, entre ellos, Echeverría, Carbó, Chomón, Marcelo Fernández, arremetió contra la muralla policial que en el primer momento retrocedió ante la acometida juvenil, repartiendo golpes con sus armas. El impulso de la columna estudiantil no cedió y trató de desbordar a las fuerzas represivas, con el afán decidido de llegar a su objetivo, del cual la separaban escasos metros. En el enfrentamiento cayó, mortalmente balaceado, Rubén Batista Rubio, primer mártir estudiantil contra la dictadura de Fulgencio Batista.
Llega el 28 de enero y en los actos de recordación por el natalicio de José Martí, nuestro Héroe Nacional, estuvieron a la vanguardia los estudiantes de todo el país y junto a ellos, un grupo anónimo, integrado por unos 1.200 muchachos que respondían a una organización desconocida hasta entonces, y que muy pronto se haría notar su disciplina y combatividad. Se trataba de los jóvenes que se estaban organizando en torno a Fidel.

En la Habana, la Universidad organiza la manifestación de las antorchas dentro de la jornada proyectada por la FEU en homenaje al Apóstol, participando también, en ella, estudiantes de Pinar del Río. Es así que durante las primeras horas de la noche, en tanto frente al Capitolio se desarrollaba el acto oficial patrocinado por el régimen batistiano, cientos de estudiantes y gente del pueblo arribaban ininterrumpidamente al área universitaria para integrar una enorme masa bulliciosa, armada de sus lengüetas de fuego que comenzaría a desfilar a las 11:30 de la noche, encabezada por una gigantesca bandera sostenida por muchachas universitarias y de la enseñanza media. Detrás, el ejecutivo en pleno de la FEU.

Sobre la marcha se sumarían otros bloques, destacándose una columna de unos 500 jóvenes, perfectamente formados, que iban detrás de Fidel coreando ¡Revolución! ¡Revolución!.

Llega el 26 de julio de 1953. Se produce en Santiago de Cuba, el frustrado, pero histórico por su lección,  Asalto al Cuartel Moncada, dirigido por Fidel. La mayoría de los hombres que tomaron parte del mismo se habían entrenado, en una u otra forma, en las prácticas de la Universidad, pero mantuvieron lo dispuesto del plan, de no hacerlo trascender por cuestión de seguridad. Cuando la noticia llega a los dirigentes de la FEU de la Habana, los detalles eran escasos y tratándose de un domingo, día de receso de las actividades universitarias, se hacía difícil actuar, además las fuerzas represivas, portando armas largas, rodearon la Colina, en actitud abierta de que seguirían  cumpliendo lo decretado por Batista: la suspensión de las garantías constitucionales y la censura de prensa, con lo que de hecho se hacía casi imposible desarrollar cualquier acción política contra el régimen. Las fuerzas represivas se mantendrían en la misma postura durante el resto de 1953. 


El 26 de julio de 1953 dejó una profunda huella entre los estudiantes revolucionarios de La Habana que se organizaban para luchar contra la dictadura. El hecho afectó de forma especial a José Antonio. Sus estrechos lazos con Renato Guitart, caído en el Moncada y compañero de estudios en Cárdenas le dejaron una impresión imborrable. Su convicción revolucionaria se haría más honda y desde ese mismo instante, reconoció en Fidel el iniciador de la lucha contra Batista. En los próximos meses esto lo llevaría a desarrollar una intensa campaña por la libertad de los combatientes del Moncada y a rendir tributo permanente a los héroes caídos.

A partir de ahora, José Antonio Echeverría, con una meridiana línea  revolucionaria se propone llevar adelante el cambio radical de la dirigencia en el movimiento universitario de La Habana donde, en todos estos años, se hacian claras evidentes contradicciones.  Es  el momento de que éste aspire a la presidencia de la FEU, ganando previamente la de la Asociación de Estudiantes de Arquitectura.

El programa de Echeverría, al frente del grupo ProReforma Arquitectónica, planteaba las medidas fundamentales de la lucha en la esfera universitaria. En lo referente a su Facultad, proponía trabajar en pro de la construcción de un nuevo edificio para esa Escuela, que en esos momentos se alojaba en el local de Ingeniería. Demanda la modernización del plan de estudios para adecuarlo a las nuevas corrientes de la especialidad e incluye un solo punto de carácter nacional: la oposición del estudiantado al régimen batistiano. Hay que destacar que José Antonio, influido por los planteamientos de Mella, está convencido de que el cambio del sistema político social es prerrequisito para establecer las reformas del sistema académico.

Año 1954

La tensión dentro de la Universidad alcanza un elevado nivel. La amenaza del cierre de la Alta Casa de Estudios es manejada cínicamente por politiqueros y traidores del movimiento estudiantil. En este climax se promueven las elecciones para designar el ejecutivo de la FEU  que se llevan a cabo el 22 de febrero de 1954. El empate inicial entre José Antonio y Greig, se resuelve finalmente cuando todos deciden apoyar al presidente de Pedagogía, como presidente de la FEU.  José Antonio es elegido secretario general. Tenía entonces 21 años.

El 5 de marzo, la FEU publica un manifiesto donde fija la postura de la nueva dirección estudiantil. En el documento se hace un análisis de la crisis del país y se ratifica la oposición del estudiantado al golpe del 10 de marzo.  Poco después, organiza una demostración contra el régimen, que marcará la tónica combativa de las acciones en el futuro,  disminuidas  por las medidas altamente represivas de Batista.

En plena celebración del carnaval, el 28 de marzo, Echeverría y un grupo de compañeros deciden hacer una demostración contra el régimen  al pasar frente a la tribuna presidencial. Emplean para ello un camión de volteo, adornado con ramas de árboles y se disfrazan con antifaces. Todo esto sin que el conductor del camión sepa nada de los objetivos que se persiguen. El chofer, entusiasmado con el paseo y la bebida, en cada parada se bajaba para bailar en la calle. Así llegan frente a la tribuna, donde se encontraba Marta Fernández, esposa del tirano. Sin vacilar un momento, los estudiantes sacan una tela con lemas contra la dictadura y comienzan a gritar consignas revolucionarias. El efecto es fulminante, después de algunos segundos de sorpresa, fueron trasladados en calidad de detenidos al Castillo del Príncipe. El juicio fue aplazado varias veces, lo que motivó que se declarase una huelga de hambre. Ante esta situación, se organizó la protesta y el paro en la Universidad en apoyo a los detenidos. Serían liberados a fines de abril. 


Líneas de acción que emprende Echeverría en esta etapa como dirigente estudiantil
.Mantener la Universidad abierta como base de la lucha, conjugando esta medida con el desarrollo creciente de las acciones estudiantiles.

  • Impulsar la convocatoria del III Congreso de Estudiantes Secundarios.
  • Organizar (22 de junio-54)  un acto de masas en la escalinata universitaria en enérgica protesta contra la invasión de Castillo Armas, que hiciera desde Honduras, contra el régimen de Arbenz en Guatemala, llamando a los cubanos a alistarse como voluntarios para combatir en defensa del pueblo hermano. En los días posteriores se decretó un paro estudiantil . La policía penetró en la escuela de Medicina en busca de armas, en una nueva violación de la autonomía universitaria.

En septiembre se abre la matrícula para el nuevo curso universitario 1954/1955, y el 30 de ese mismo mes, en un acto en recordación de Rafael Trejo, primer mártir estudiantil caído frente a la tiranía machadista, se anuncia públicamente que José Antonio Echeverría ha pasado a ser presidente de la FEU. El anterior presidente había renunciado para poder terminar sus estudios.

El 9 de octubre la FEU publica una declaración sobre las elecciones, en la que define de manera pública su rechazo a la farsa electoral que parece alentar la esperanza de algunos sectores que mendigan una apertura de Batista. No existiendo en esos momentos una alternativa insurreccional inmediata. Echeverría apela a la conciencia política del pueblo para llevar adelante una gran demostración popular contra las elecciones.
El llamado de la FEU para rechazar las elecciones hace eco en las masas. Es un factor que contribuye al gran movimiento de abstención que hace fracasar la maniobra de Batista para legalizar su régimen golpista. El factor más influyente es la retirada de la candidatura de Ramón Grau San Martín, único opositor a Batista.

Desde la cárcel, el pensamiento de Fidel se hace presente. En octubre comienza una profusa circulación en la isla de "La historia me absolverá". Decenas de miles de ejemplares se reparten a lo largo y ancho del país.

El 18 de diciembre los periódicos publican la protesta estudiantil contra el proyecto de la dictadura de dividir la isla en dos para facilitar el tránsito de los barcos norteamericanos en ruta hacia el canal de Panamá, y se anuncia la convocatoria los días 17 y 18 de enero de un fórum nacional "para defender el prestigio patrio". El Canal, amenazaba la soberanía del país en aras de los intereses económicos norteamericanos.

Este debate, celebrado en la Universidad de La Habana, provocó amplias informaciones en los órganos de prensa y se convierte en una manifestación de la protesta contra el régimen batistiano. El lema bajo el cual se desarrolla el evento de amplia participación fue: "En defensa de la Soberanía y la Integridad Nacional".


La masa estudiantil se lanza nuevamente, el 13 de febrero, contra las fuerzas represivas. Su dirigencia reclama la libertad de los presos políticos, poniendo especial énfasis en Fidel y los combatientes del Moncada. Los estudiantes se enfrentan cuerpo a cuerpo con las fuerzas policiales, José Antonio, al frente de una manifestación en la calle San Lázaro, cae herido gravemente en la cabeza. Los estudiantes se enfrentan cuerpo a cuerpo con las fuerzas policiales. Se producen numerosas bajas a los manifestantes, entre heridos y detenidos. La FEU protesta por la agresión y las lesiones graves infligidas a su presidente. El hecho tiene gran repercusión entre los estudiantes y todos los periódicos publican la información sobre los sucesos.

Al tomar Batista posesión de la Presidencia, el 24 de febrero, producto de la comedia electoral de noviembre de 1954, Echeverría fija ante la prensa la posición revolucionaria:
"El estudiantado y la juventud han quedado en este momento solos en este camino. La claudicación y la inercia de las llamadas clases dirigentes del país, han colocado sobre nuestros hombros un peso, con el que, sin embargo, no nos sentimos abrumados. Tenemos fe en que la unión del estudiantado y la juventud, con las clases obreras, campesinas y profesionales, logrará plasmar los ideales revolucionarios que constituyen la esencia misma de nuestra Nacionalidad…”

En otra declaración dirá: "Sólo la acción nacional enérgica, tendiente a plasmar los postulados de la Revolución Cubana en cuyo camino actualmente ya se encuentra nuestra patria logrará liquidar esta triste etapa cuartelaria de nuestra historia republicana…”

A principios de marzo se efectúan las elecciones en la Escuela de Arquitectura, y Echeverría obtiene la presidencia sin dificultad. En las otras escuelas universitarias, el estudiantado revolucionario, que sigue con disciplina y entusiasmo la línea trazada por José Antonio, se moviliza para asegurar el triunfo a los candidatos que representan la línea insurreccional. El 19 de abril, José Antonio obtiene por segunda vez la presidencia de la FEU.

Entre los pronunciamientos más destacados de Echeverría en ocasión de su reelección podemos señalar, además de su inclaudicable actitud de rechazo al régimen, su esfuerzo por "volcar el acervo cultural universitario en las grandes masas populares, mediante la creación de la Universidad Popular Rafael Trejo, y una gran campaña de alfabetización que recorrerá todo el país.

Ya en esa época, José Antonio Echeverría era un dirigente muy querido y respetado por los estudiantes, no sólo en la Universidad sino en el resto del país. A la colina universitaria concurrían frecuentemente los estudiantes y dirigentes de los institutos de Segunda Enseñanza y de las otras escuelas secundarias para entrevistarse con José Antonio. Ya iba madurando la coordinación de lucha contra la dictadura, y los estudiantes de otros centros de enseñanza se lanzaban a la protesta al llamado de la Universidad de La Habana.

El día 8 de mayo se organizó una manifestación estudiantil, en recordación de la muerte de Antonio Guiteras, en El Morrillo, provincia de Matanzas. Una gran cantidad de estudiantes se trasladó al lugar de los actos, encabezados por José Antonio Echeverría y Fructuoso Rodríguez. En esa reunión José Antonio pronunció un encendido discurso, sin que las fuerzas policiales se decidieran a intervenir. Más en la noche, las fuerzas represivas pretendieron impedir otro acto que debía realizarse en el Instituto de Segunda Enseñanza.
Después de una discusión acalorada con el jefe de la policía, el máximo dirigente de la FEU terminó por lanzarle un puñetazo, con lo que provocó la respuesta de sus guardaespaldas. Echeverría sufrió graves heridas en la cabeza, además de contusiones en todo el cuerpo. En ese estado fue hecho prisionero.

La agresión policíaca en Matanzas y la prisión de Echeverría y sus compañeros provocó inmediatamente una fuerte respuesta en la Universidad. La policía rodeó la colina mientras se realizaban demostraciones en La Habana, Matanzas y otras ciudades del país. Los institutos de Segunda Enseñanza se solidarizaron con sus compañeros de La Habana y, finalmente, el 11, fueron puestos en libertad los detenidos. En la Universidad, un gran recibimiento esperaba a Echeverría.

El 15 de mayo, los combatientes moncadistas presos en la Isla de Pinos fueron puestos en libertad. Fidel, en  conferencia de prensa ofrecida en el hotel de esa localidad, expresaba: El único que se ha opuesto aquí a las soluciones pacíficas es el régimen. La única salida que le veo a la revolución cubana es elecciones generales inmediatas. Lo de la Constituyente es una maniobra del régimen para elegir a Batista, a través de una oposición prefabricada, en otro bochornoso primero de noviembre. No debe olvidarse que los cubanos amamos la paz, pero más la libertad."


Fidel, aunque ya entonces tenía toda una estrategia de lucha elaborada, a su juicio lo más importante, en ese momento, era demostrar que no había solución política, es decir, solución pacífica al problema de Cuba. La opinión pública debía darse cuenta de que si el país se veía forzado a elegir el camino de la violencia no era culpa de los revolucionarios sino del régimen.

En la estación Terminal de Ferrocarril de La Habana, los dirigentes de la FEU, José Antonio, Fructuoso y Anillo, en medio de un entusiasta recibimiento popular, esperaron a los Asaltantes del Moncada liberados. Ese día, los dirigentes estudiantiles intercambiaron opiniones sobre la situación del país.

Luego de múltiples sucesos repetidos por los estudiantes, el 9 de julio, nuevamente los cuerpos represivos se lanzan contra la Universidad y violan la autonomía universitaria. Echeverría es detenido.

En esos días, el máximo dirigente de la FEU anuncia los actos por el segundo aniversario del 26 de Julio, a los que se le darían gran relevancia. En esa fecha las fuerzas policiales rodean la Universidad con fuertes contingentes. En el Salón de los Mártires de la FEU habla Haydée Santamaría( asaltante al Cuartel Moncada y hermana de Abel, también asaltante y asesinado vilmente por los huestes batistianas)  y después Echeverría. Al terminar el acto, los estudiantes salen en manifestación y se enfrentan a la policía. José Antonio fue detenido una vez más, así como Anillo, Nuiry y Machadito.

La amnistía concedida por Batista redobló los esfuerzos de los partidos políticos con el fin de lograr un compromiso. En julio se funda la Sociedad de Amigos de la República (SAR), aprobada por todos los cabecillas politiqueros, la que se apresuró en declarar a la prensa que excluía toda posibilidad de restaurar por la violencia el orden democrático y buscaba una solución electoral en la que el pueblo, en un sólo día, pudiera cubrir "a través del voto, todas las magistraturas del Estado.

Batista, en una inteligente jugada que consigue los resultados buscados, permite el regreso al país de Carlos Príos, con lo que se produce la bancarrota del denominado Pacto de Montreal, a través del cuál sus seguidores y una parte de los dirigentes ortodoxos se habían comprometido a derrocarlo, aunque realmente  no hicieron nada durante tres años. Por otra parte el dictador autoriza la celebración de mítines públicos a los dirigentes de ese y otros partidos de la oposición.

Mientras esto sucedía, un elevado número de combatientes revolucionarios fue reuniéndose alrededor de Fidel  para estructurar el Movimiento 26 de Julio, el cual por la constante amenaza de la dictadura, marcha al exilio a preparar y entrenar el núcleo del ejército guerrillero, que más tarde viajará a Cuba en el "Granma", e iniciará sus combates en la Sierra Maestra. En Nueva York, el 30 de octubre, Fidel denuncia la maniobra de Batista, en acto masivo. La FEU decide participar en el mitin buscando los mismos objetivos. Echeverría, como su presidente, exige el derecho a hacer uso de la palabra. En su intervención, trasmitida por la radio a todo el país, expresaba:

"… la Federación Estudiantil Universitaria, que ha estado a la vanguardia de la lucha del pueblo por el rescate de las instituciones democráticas, y prueba de ello son nuestros mártires, nuestros presos y nuestros múltiples exiliados, fue también la primera en señalarle a la ciudadanía unas bases para la solución nacional. Al reclamo de una solución al hecho de fuerza del 10 de marzo respondió con la cínica mascarada del 1o.de noviembre. Y hoy, ante una nueva petición de elecciones generales, se aparece con una convocatoria ridícula a elecciones parciales …

"…Ante este pueblo que repudia las elecciones mezquinas convocadas por el dictador, yo demando de los presidentes de los partidos políticos, que no transijan ni acepten participación en las mismas. Pues ello equivaldría a la entrega de la causa de este pueblo que aquí se reúne… Mantenemos que únicamente una transformación profunda en nuestra realidad política, económica y social, puede ser la cura de los males de nuestra patria. El problema inmediato de Cuba es derrocar al usurpador Fulgencio Batista y establecer un gobierno democrático; y después emprender una obra revolucionaria que resuelva el problema de los desempleados, de los campesinos sin tierra, de los obreros explotados, de una juventud condenada al destierro económico. Cuba está urgida de una verdadera revolución que arranque lo que Martínez Villena llamara en sus versos encendidos 'la dura costra del coloniaje”

Echeverría hacía suyas las palabras de Martí: "Los derechos de los pueblos no se mendigan, se arrancan. No se conquistan con lágrimas, sino con sangre." Y terminaba llamando al pueblo a pronunciarse.

Apoyado por los gritos de '¡Revolución!' y '¡Fidel Castro!' de los compañeros del 26 de Julio y sus simpatizantes, "su discurso daría un golpe decisivo al intento de los politiqueros.

Miércoles, 23 Marzo 2011 13:30

Visita virtual

Escrito por

 

La Cujae: un espacio privilegiado, donde saber y deleite artístico van de la mano.

La Cujae, es ejemplo de un campus universitario de nuevo tipo, que contrasta con los códigos de construcción utilizados en cualquier otra Casa de Altos Estudios de Cuba, y por supuesto, muy diferenciado de la bicentenaria y conocida Universidad de la Habana.

Su arquitectura, reflejo de las tendencias modernas, hace énfasis en los juegos de volúmenes y en la expresividad de los mismos. Conecta las diferentes edificaciones con amplios pasillos, creando áreas peatonales altamente cualificadas con la incorporación de diferentes murales, esculturas y fuentes, creadas por relevantes figuras de la plástica cubana.

Una de las cosas más interesantes, resultó el extraordinario respeto por el entorno natural, al que los edificios se integran sin violencia. Diferentes plazas van marcando el recorrido y acentuando visuales, ya sea por inmensas verticales verdes o pequeños grupos de arbustivas. Cada una de las plazas es una unidad en sí misma y al mismo tiempo diferente a las otras, con lo cual los espacios públicos multiplican su riqueza y la estética  diaria, de la labor de esta comunidad universitaria.

Arte en la comunidad

En la Cujae ha fructificado ese intento de hacer que el arte y la belleza encuentren su espacio, incluso en los sitios menos pensados, donde se incorporan obras artísticas, que se integran armoniosamente con su imagen académica. La idea fue concebida cuando, en 1987, se elige a este Instituto como sede de un Taller gigante de Artes Plásticas, realizado con las obras ganadoras del concurso Arte en la Carretera, y que tenía como objetivo principal, darle una mejor ambientación a una de las principales arterias de la ciudad, conocida como Vía Blanca (a todo lo largo de esa autopista hasta Varadero). Al concluir el encuentro, es cuando el entonces ministro de Cultura, Armando Hart Dávalos, hace un llamado a los prestigiosos participantes para que extiendan la experiencia y propone de inmediato  que esta Universidad se convierta en ejemplo de referencia,  llamándole  al nuevo proyecto,  Arte en la comunidad.

De inmediato comenzaron las acciones. Se convocó un certamen y de los 10 trabajos premiados se ejecutaron 5 que se sumaron a los ya existentes como los murales de la diseñadora Teresita Pedraza Lloreno, la escultura cinética de Alexander Calde y la obra de Carlos Trillo, entre otros, todos actualmente patrimonio de esta Universidad , los que seguramente seguirán sirviendo de  trigo  para futuras creaciones.

 

-Guardacantones de cerámica, de Agustín Villafaña, un  pintor, grabador, ceramista y dibujante que ha tenido entre sus más prominentes alumnos a Alexis Leyva (Kcho), Javier Guerra y Reinerio Tamayo. Como costumbrista se ligó a lo cotidiano, pero hay un momento en que la preocupación esencial son los instrumentos del hombre, los cuales ha humanizado.

 

-Mural de Raúl Martínez: el mismo autor que realizó un mural con cemento y lozas italianas para el Teatro Nacional, en la Plaza de la Revolución. Trabajó la fotografía, el diseño de cubiertas e interiores para libros. Los rostros de José Martí (1966) y de Ernesto Che Guevara (1968) se multiplicaron en dos lienzos muy conocidos y reproducidos. Su obra ha ayudado, como pocas, a conformar una “imagen visual” típicamente nacional -que es la mejor manera de ganar lo internacional-, representativa de la vida.

 

-“El rayo”, Escultura en metal, de Antonio Díaz Peláez, quien se caracterizó por romper con las corrientes tradicionales de la plástica cubana de su época y llevar una nueva mirada, inspirada fundamentalmente en la corriente del abstraccionismo.

 

-Gráfica de casetones, de Antonio Mariano Souto (Niko), un plástico que defendió la gráfica como proceso de comunicación social; la obra en función de lo colectivo.

 

-Escultura cerámica, del Grupo Terracota IV, que constituyeron cuatro formas de hacer distintas, unidas por la experimentación, ciertos códigos y una proyección de colectivo.

 

-Escultura cinética de Alexander Calde, Escultor y pintor estadounidense, a lo largo de su carrera, el potencial cinético del arte fue su interés prioritario. Empleando el lenguaje de la abstracción, capturó el movimiento en una serie de estructuras que ofrecían alternativas radicales a las nociones existentes sobre escultura y que tuvieron un profundo impacto en la historia del arte del siglo XX.  El deseo de Calder de crear un tipo de arte que evocara la vida generó en él una preocupación constante por la fuerza de la gravedad, la circulación del aire y la intervención del azar.

 

- Obra de Carlos Trillo, plástico cubano, con marcado interés en el estudio de la pintura matérica. Sus obras se encuentran en importantes instituciones culturales, universidades y forman parte de colecciones públicas y privadas en numerosos países y representaciones diplomáticas y comerciales de Cuba en el extranjero.

 

- José Antonio Echeverría. Mural de Teresita Pedraza Lloreno

 

 

Viernes, 04 Marzo 2011 14:42

Historia

Escrito por

La Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría instituida el 29 de julio de 1976- enclavado en la histórica Ciudad Universitaria del mismo nombre, ya inaugurada el 2 de diciembre de 1964-es el centro rector de las Ciencias Técnicas en el país y el de mayor matrícula de Cuba en el campo de la tecnología. Aquí se cursan las ingenierías: Civil; Hidráulica; Eléctrica; Telecomunicaciones y Electrónica; Automática; Biomédica; Química; Mecánica; Metalurgia; Industrial; Informática y la carrera de Arquitectura.

La Institución conocida por la voz popular como la Cujae, está integrada por más de cuarenta edificios y abarca un área de 398 000 m2 donde están comprendidos aulas, laboratorios, salas para conferencias, centros de investigaciones, bibliotecas, talleres, almacenes, dormitorios, comedores, cafeterías, oficinas administrativas, teatros, campos deportivos, dispensario médico, Casa de recreación Estudiantil, oficina de correos, departamento de ediciones, imprenta, y todo tipo de instalaciones que coadyuvan a una correcta preparación de los educandos.

Antecedentes

La historia de la Cujae tiene sus antecedentes en la antigua Escuela de Ingenieros, Electricistas y Arquitectos de la Universidad de La Habana, creada el 30 de junio del año 1900, cuando fueron dictadas las Ordenes Militares para tal efecto. En un inicio comenzó en el antiguo convento de San Agustín, hoy Museo de Historia de la Medicina Carlos J. Finlay, para luego pasar a la Colina, adscripta a la Facultad de Ciencias y Letras de ese Centro Universitario, con las carreras de Ingeniería Civil e Ingeniería Eléctrica, sumándose la de Arquitectura, el primero de octubre del mismo año.

Como resultado del movimiento de reformas iniciado en 1923, se da un vuelco significativo a los programas que no se revisaban desde hacía unos veinte años, lo que provocó cambios en los planes de estudios de las tres carreras antes mencionadas. En 1925 se convierte en Escuela de Ingenieros y Arquitectos, continuando dentro de la Facultad de Letras y Ciencias.

Al promulgarse la ley docente de 1937, se crean en La Universidad de La Habana doce Facultades, dentro de ellas aparece la Facultad de Ingeniería y Arquitectura con nuevos programas para Ingeniería Civil, Ingeniería Eléctrica y Arquitectura, los cuales se mantuvieron vigentes con ligeras modificaciones hasta 1960.

En enero de 1943 esta Facultad se divide en dos: la de Ingeniería, donde se continúa estudiando Civil y Eléctrica y la de Arquitectura, con la carrera del mismo nombre.

La incorporación de un amplio movimiento estudiantil al proceso insurreccional de entonces organizado para derrocar al gobierno de turno, provoca el cierre de la Universidad en el año 1956, la que no vuelve a abrirse hasta después del triunfo revolucionario del Primero de Enero de 1959.

La Universidad en la Revolución

Con el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959, se inicia en Cuba una etapa de transformaciones revolucionarias en el ámbito nacional y entre las primeras estuvieron las educacionales. Así se crean las condiciones para iniciar una verdadera reforma universitaria, sueños hasta entonces de los grandes Maestros cubanos: Varela, Martí, Mella, Varona y de todos los que por años habían luchado y hasta dado su vida por cimentar una Universidad digna.

Un primer paso, democrático y justo, fue formar la Comisión Mixta de Reforma, que integrada por profesores y alumnos, sería la encargada de crear las bases para una verdadera enmienda docente y llevar a cabo el proceso de depuración de todos aquellos que en la Universidad habían mantenido conductas traicioneras y vínculos de compromiso con el régimen dictatorial de Fulgencio Batista. Entre sus primeras medidas estuvieron, la incorporación de dos delegados de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) al Consejo Universitario y otros dos estudiantes a cada claustro de Facultad. Finalmente, el 11 de mayo, ocurre la apertura del primer curso académico revolucionario.

Hay que señalar que este proceso de depuración fue acelerado en las Facultades de Ingeniería y Arquitectura por los estudiantes, quiénes en asambleas masivas y espontáneas, exigieron la expulsión de los catedráticos desafectos y la puesta en convocatoria de los puestos vacantes. En estos momentos, se evaluó la necesidad de formar la Junta Superior de Gobierno (JSG) de la Universidad de La Habana, el 15 de julio de 1960.

En la primera reunión de la Junta se acordó notificar a los suspendidos de empleo y sueldo, disponiendo no sólo la reincorporación de antiguos profesores que hubieran mantenido una actitud consecuente, sino además, se hizo un llamado masivo a profesionales para trabajar en calidad de docentes, sin que por ello tuvieran que abandonar su labor en otros organismos, lo que posibilitó un amplio intercambio de ideas respecto a la formación de los nuevos arquitectos e ingenieros.

La JSG decidió, asimismo, la disolución de la Comisión Mixta creando en su lugar la Comisión nter.-universitaria con la participación del Gobierno Revolucionario, dos profesores y dos estudiantes por cada Universidad. Posteriormente fue creado el Consejo Superior de Universidades mediante la ley No. 916 del 31 de diciembre de 1960, conformado por cuatro representantes del gobierno e igual cantidad de las tres Altas Casas de Estudios.

Corrían días de efervescencia, de respuestas inmediatas y de ese modo, frente a las circunstancias abocadas por el éxodo del país de personal calificado, perteneciente a la clase acomodada, no se produce el cierre de las facultades, muy por el contrario nace el Movimiento de Alumnos-Ayudantes (cantera de los futuros profesores) que garantizaría la buena marcha de los primeros cursos.


El 18 de noviembre de 1961 se funda la Facultad de Tecnología de la Universidad de La Habana, y el 10 de enero de 1962 es ratificada oficialmente por la Ley de Reforma Universitaria, integrándose nuevamente, en una sola, las Facultades de Ingeniería y Arquitectura.

Cambios en los programas y nuevas carreras

La Facultad de Tecnología quedó integrada por seis Escuelas: Ingeniería Civil, Ingeniería Eléctrica, Ingeniería Industrial, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Química y Arquitectura. Sus estudios, hasta ese momento con programas más o menos similares, se hacían cada vez más obsoletos, por lo que comenzaron a revolucionarse con cambios radicales, requeridos para dar respuestas a las necesidades económicas y sociales del país, a la altura de su tiempo.

En 1961, Ingeniería Química Azucarera, que se había iniciado en 1937 dentro de Agronomía pasa a la Facultad de Ingeniería, llamándose a partir de este momento, Ingeniería Química. En el transcurso de este año surge Ingeniería Industrial y en 1962, Mecánica.

Después aparecerían: Ingeniería de Minas, Ingeniería Geofísica, Ingeniería Hidráulica, Ingeniería Agroindustrial Azucarera y las carreras de nivel técnico medio: Hidrotécnico y Topógrafo.

En 1964, se determina que la carrera en Minas se curse únicamente en la Universidad de Oriente. La de Ingeniería Geofísica comenzó a impartirse en la Escuela del mismo nombre, perteneciente a la Facultad de Ingeniería Civil hasta 1967, que se convierte en Departamento, para en el período 1970–1976 reorganizarse nuevamente como Escuela. En la actualidad es un Departamento de la Facultad de Ingeniería Civil.

La Ingeniería Hidráulica se creó en 1968 a partir de la especialidad del mismo nombre de la carrera de Ingeniería Civil. Las de Hidrotécnico y Topógrafo, con tres años de duración cada una, fueron creadas en 1962 adscriptas a la Escuela de Ingeniería Civil y estuvieron vigentes hasta 1969 y 1966, respectivamente.

La Ciudad Universitaria José Antonio Echevrría, un sueño hecho realidad.

En septiembre de 1960, el Comandante en Jefe Fidel Castro anunciaba el propósito de construir una ciudad universitaria; nombrarla José Antonio Echevrría fue una idea que surgió prácticamente al unísono de todos los que comenzaron a colaborar de una forma u otra en ella.

Existían tres posibles lugares para su realización, y por consenso fue escogido el aledaño al Central Toledo, hoy Manuel Martínez Prieto, en el actual municipio de Marianao. El terreno debía comprarse y para ello el Estado daría parte del presupuesto. Los profesores y estudiantes tenían en sus manos la realización técnica y dirección de los planos, proyectos y obra en general, además del suministro de la fuerza de trabajo y la recaudación de fondos para completar el dinero de inversión.

El 13 de marzo de 1961, en conmemoración del cuarto aniversario del asalto al Palacio Presidencial y la toma de Radio Reloj, se inauguraron oficialmente las obras constructivas, en un acto presidido por el arquitecto Osmani Cienfuegos, Ministro de Obras Públicas, y en el que participaron varios dirigentes de la FEU, del gobierno y numerosos profesores y estudiantes de la enseñanza superior.

En el año de 1962 los trabajos constructivos habían adelantado considerablemente pero seguía la apremiante necesidad de capital para subvencionar la culminación del proyecto. Con este fin el ingeniero Altshuler preparó un informe de Petición de Asistencia Técnica al Fondo Especial de las Naciones Unidas, solicitud que tropezó con la oposición del representante de los Estados Unidos, pero como no habían razones fuertes para rechazarla, entonces buscaron el modo de obstaculizarla posponiendo siempre su tratamiento en las Asambleas de dicha Organización. La presión hecha por la sede diplomática cubana, hizo que en abril de 1965, se organizara una Misión compuesta por los señores Didier Manheimer, Ingeniero Consultor, Director de la Societé Internacionale de Formation, de Francia y Audun Ofjord, Director de Bergen Materials Test and Research Laboratory. La visita comprobó que el informe enviado se había cumplido, y que la Facultad era una realidad concreta, pues se había desarrollado el personal docente, el alumnado y estaba construida en gran parte la instalación. El proyecto fue aprobado en octubre de ese mismo año, concediendo la cifra de $ 2 007 600,00 USD.


 

Finalmente el 2 de diciembre de 1964, el Comandante en Jefe Fidel Castro inaugura en esta Capital, la Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría, (CUJAE), ocupando sus instalaciones la Facultad de Tecnología de la Universidad de La Habana y los cursos de nivelación, destinados a capacitar debidamente a los graduados de bachillerato, que aspiraban a estudiar carreras de ingenierías.

Cambios estructurales. Creación del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría

El 29 de julio de 1976, se funda el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, por decisión del recién creado Ministerio de Educación Superior (MES), que promovió de inmediato una red nacional de Centros de Educación Superior (CES), como consecuencia del crecimiento de matrícula en las pocas universidades existentes y por justificada necesidad de perfeccionamiento del Sistema Nacional a ese nivel.

Es así que la Facultad de Tecnología se separa definitivamente de la Universidad de La Habana, convirtiéndose en Instituto Superior Politécnico, quedando definido por Ley como el Centro encargado de la formación de especialistas en el campo de las ciencias técnicas y se le confirió la responsabilidad de ser rector de la enseñanza de la arquitectura y de todas las ingenierías, excepto las relacionadas con la minería que se trasfirieron al Instituto Superior Minero-metalúrgico de Moa. Con estructura independiente esta Universidad comienza sus actividades docentes en el curso académico 1976-77 y con ella también abriría una nueva facultad, la Azucarera, cuyos antecedentes están imbricados en la Filial creada en 1972 en el Central "Camilo Cienfuegos".

Planes de Estudio

Los planes de estudio han tenido variaciones desde el mismo comienzo de la Revolución con la Reforma Universitaria. Estos planes han sido denominados en el proceso con las letras consecutivas (A, B C, y D), que identifican objetivos y el diseño de cada carrera.

Un análisis realizado a partir de 1985 arrojaba a la luz la necesidad de perfeccionar el modelo de formación de los planes A y B, con vistas a obtener una mayor integralidad en el estudiante, buscar una mejor vinculación con la práctica, evitar la saturación en determinadas especialidades y lograr idoneidad en la ubicación laboral de los egresados.

Sobre la base de estas metas, se elaboró el Plan C, en el curso 1990-91, determinándose reducir el número de disciplinas, lo cual permite, desde entonces, dar una mayor organicidad y carácter sistémico. Con ello, se ha comprobado el trabajo independiente del estudiante con la consiguiente reducción del tiempo de permanencia en las aulas, mientras aumentan las horas que el futuro profesional tiene para estar en contacto directo con los centros laborales.

Otras de las ventajas de este Plan es el desarrollo de la computación como herramienta de trabajo, en respuesta certera al programa de informatización pluralista que el país viene llevando a cabo, y que incluye el uso de sistemas operativos, así como bases de datos en lenguaje de programación, como recurso válido para prevenir el abismo digital entre países pobres y ricos. También aporta un mayor volumen de bibliografía universal y el dominio de al menos un idioma extranjero.

Como resultado de su implantación en el Instituto, de las 30 especialidades existentes quedaron sólo 11: Arquitectura, Ingeniería Civil, Ingeniería Hidráulica, Ingeniería Eléctrica, Ingeniería en Automática, Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica, Ingeniería Industrial, Ingeniería en Informática, Ingeniería Mecánica, Ingeniería en Metalurgia e Ingeniería Química. Los primeros graduados de este plan egresaron en el curso 2001-2002.

Como el perfeccionamiento se concibe como un proceso continuo y flexible, ya para el 2003 se plantea la necesidad de elaborar una cuarta generación denominada Planes D, acordes a la caracterización actual de nuestro entorno laboral, que incorpora ahora nuevos elementos, como por ejemplo: muestra a los servicios como fuente fundamental de empleo; incorpora el perfeccionamiento empresarial; hay reclamos de nuevas carreras y mayores exigencias competitivas que obligan a trabajar con los cambios internacionales en la equivalencia y convalidación, total o parcial, de los estudios universitarios.

La Cujae asume de inmediato este reto y se encuentra enfrascada en este perfeccionamiento que ya abarca a la mayoría de las carreras. Los planes de Estudio D en primer lugar siguen mostrando nuestro modelo de Universidad científica, tecnológica y humanista, dirigida a preservar, desarrollar y promover la cultura de la humanidad. En el curso 2005-2006 comienza a estudiarse en este Instituto Superior Politécnico la carrera de Ingeniería Biomédica.

Viernes, 04 Marzo 2011 14:40

Misión y Visión de la Cujae

Escrito por

Misión

La CUJAE es una Universidad comprometida con su Patria y sus deberes internacionalistas en la formación integral y continua de profesionales, la universalización de la enseñanza, la actividad científico técnica y la extensión universitaria y se propone contribuir de forma significativa a la Batalla de Ideas y al desarrollo sostenible de la sociedad cubana revolucionaria, con liderazgo nacional y prestigio internacional en el campo de las ciencias técnicas.

Visión

  • Un baluarte de la Revolución expresado por su participación activa en el desarrollo de nuestra  sociedad socialista y de otros pueblos, con graduados comprometidos e integrales que alcanzan niveles cualitativamente superiores de formación en todos los tipos de cursos.
  • Un centro de excelencia en el desarrollo de los procesos de gestión de la universidad, por su integración con todos los organismos relacionados con la nueva universidad cubana a todos los niveles, que fortalece su papel rector en las ciencias técnicas.
  • Un modelo de universidad tecnológica de excelencia en el ámbito latinoamericano, con reconocimiento internacional por sus programas de formación acreditados y por el impacto de sus resultados científico técnicos, comprometido con la integración latinoamericana.
Viernes, 04 Marzo 2011 14:37

Presentación

Escrito por

La Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría, Cujae, se funda el 2 de diciembre de 1964. En mas de cuatro décadas de existencia, su Instituto, ha graduado más de 50 342 profesionales, que revelan sus cualidades y una trayectoria intelectual vital, consagrada enteramente al acto creador de enseñar y formar, haciéndolo con honestidad consustancial y con la satisfacción de tomar parte de los momentos más transcendentales del país.

La Cujae, universidad moderna, dinámica y revolucionaria, abarca una superficie de 398 000 m 2 donde están comprendidos más de 40 edificaciones, que incluyen aulas, laboratorios, bibliotecas, dormitorios, cafeterías, campos deportivos, dispensario médico, casa de recreación estudiantil, teatros y otras instalaciones que coadyuvan a la preparación de los educandos.

De sus relaciones exteriores, se distingue la colaboración y solidaridad, al acoger en sus aulas a estudiantes de unas 68 nacionalidades; desarrolla unos 92 proyectos internacionales y mantiene lazos de amistad e intercambio con más de 200 universidades del mundo.
Actualmente cuenta con 7 facultades donde se cursan 12 carreras- 11 acreditadas y de ellas 8 de Excelencia:

Facultades

Carreras

Ingeniería Eléctrica:

Ingeniería Eléctrica


Ingeniería Automática


Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica


Ingeniería Biomédica



Ingeniería Civil:

Ingeniería Civil


Ingeniería Hidráulica



Ingeniería Industrial

Ingeniería Industrial



Ingeniería Química

Ingeniería Química



Ingeniería Informática

Ingeniería Informática



Ingeniería Mecánica

Ingeniería Mecánica


Ingeniería en Metalurgia



Arquitectura

Arquitectura

Estructura organizativa

El Consejo Universitario lo preside el Rector y está integrado por seis Vicerrectores (docente; investigaciones y postgrado; extensión universitaria; informática y comunicaciones; administrativo, de servicios y economía) También un Secretario General, los Decanos de facultades y de estudiantes extranjeros, los 17 directores de diferentes áreas (Ver Consejo Universitario), además se incluyen,  el Presidente de la Federación Estudiantil Universitaria, el Secretario General del Buró Sindical y la Asesora Jurídica.

Docencia

En la enseñanza del Pregrado, la Cujae se sustenta en las modalidades siguientes:

Presencial


Curso regular diurno: Para jóvenes bachilleres que obtienen- por exámenes de ingreso- plazas para estudiar cualquiera de las 12  carreras que oferta este Instituto, todas con una duración de 5 años lectivos, incluyendo trabajos investigativos, prácticas docentes, más la presentación y discusión de una Tesis final.

Semipresencial

Curso por encuentros: Dirigido a trabajadores, que con título de la enseñanza media, obtienen plazas por exámenes de ingreso, y están amparados en las facilidades laborales que otorga a este respecto el Decreto Nº 91. En la Cujae, para esta particularidad se otorgan plazas para las carreras de Civil, Eléctrica, Telecomunicaciones, Mecánica y Química. Estos cursos tienen una duración de 6 años lectivos, que contemplan igualmente trabajos investigativos, prácticas docentes, la Tesis final y su discusión.

Continuación de estudios por programas de universalización de la enseñanza superior: También está dirigido a trabajadores, que con título de la enseñanza media obtienen plazas por exámenes de ingreso para estudiar en los Centros Universitarios Municipales, CUM.  Con esta peculiaridad, el Instituto imparte en los 15 municipios de la capital las carreras de Informática e Industrial.

Este programa, en el cual no existe una actividad diaria, reconoce, ante todo, un equivalente entre el graduado universitario de la sede central y de la municipal. El nuevo modelo pedagógico es flexible, se ajusta a las condiciones en que se desarrolla el estudiante con un currículo manejable, que le permite desarrollar otras tareas a la par que estudiar.

Se concibe y se aplica a partir de que el educando gestione sus propios conocimientos, y realice su propia autopreparación pero, por supuesto, contando con el vínculo del profesor y materiales didácticos necesarios. Incluye igualmente trabajos investigativos, prácticas docentes, la Tesis final y su discusión.

A distancia asistida

Esta enseñanza, sustentada en consultas y autopreparación, está dirigida a trabajadores de centros e instituciones prioritarias de interés económico e investigativo. Permite un modelo de aprendizaje cooperativo, e incorpora los nuevos conceptos surgidos en la tecnología educativa. Se aseguran los materiales didácticos, búsquedas, auto evaluaciones, calificaciones y los servicios de tutorías que pueden seguir el proceso de aprovechamiento de los alumnos. En el acceso se utilizan diferentes soportes digitales.

En la enseñanza de Postgrado:

Con características presencial, semipresencial y a distancia asistida, se imparten cursos, postgrados, diplomados y maestrías. Muchos de estos estudios se realizan directamente en las propias empresas e instituciones, diseñados especialmente para resolver las necesidades de capacitación de los profesionales de esos organismos.

La Cujae también se ha trazado líneas estratégicas que implican modalidades a tiempo completo, parcial o libre, para la obtención del grado de Doctor en Ciencias en determinados ramos como son: arquitectura; ingeniería civil; ingeniería hidráulica; automática y computación; electroenergética; electrónica y telecomunicaciones; ingeniería geológica; geofísica y minas; ingeniería industrial; ingeniería mecánica; ingeniería química; ciencias sociales y pedagogía. Más...

Actividades
X
{loadposition jbolo_pos1}
Chat
X
Tu Estado: 
Disponible
Click here to change your status
Inicia sesión para poder chatear.

Con los usuarios que tiene Vínculo en la Comunidad y estén conectados podrá conversar.

Chat (0)