FacebookTwitterYoutubeFeed
      
    |  | 
Martes, 03 Mayo 2011 14:35

José Antonio Echeverría

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

Cuatro días después del golpe, la FEU emitió una declaración de principios que, elevándose más allá de las limitaciones de la dirigencia estudiantil, se coloca a la altura de las gloriosas tradiciones revolucionarias de la Universidad, llamando al pueblo a la lucha contra la dictadura. De todos los pronunciamientos políticos del momento, junto al manifiesto de Fidel: "Revolución no, zarpazo”; constituye la apelación más clara y encendida a oponerse a la naciente tiranía.

En ella los estudiantes de la Universidad  de La Habana, expresaban entre otras cosas:
"Somos otra vez los abanderados de la conciencia nacional. Las dramáticas circunstancias que atraviesa la Patria nos impone duros y riesgosos deberes. No nos hemos puesto a medir la magnitud de las consecuencias. Estamos prestos a cumplirla serena, responsable y firmemente. La colina universitaria sigue siendo bastión y esperanza de la dignidad cubana.

"Combatimos el golpe militar del 10 de marzo por haber derribado lo que constituye la esencia y razón de ser de la República en esta etapa de su desarrollo. La estructura democrática establecida en la Constitución que el pueblo se diera en 1940".

En los primeros días del paro estudiantil se acordó realizar una campaña de apoyo a la Constitución de 1940, una de las más progresistas de América Latina para su época. Idea central: abrir libros para que la ciudadanía deposite su firma en apoyo al violado cuerpo legislativo y, a través de esta actividad movilizar al pueblo contra Batista. Centenares de universitarios habaneros recorren el país en la obtención de este objetivo y son apoyados por los estudiantes de cada localidad.

José Antonio Echeverría entonces estudiante de segundo año de arquitectura, vice presidente de su Escuela, y como tal, miembro suplente de la FEU, al mismo tiempo que ya un dirigente destacado de un grupo estudiantil renovador surgido en su Facultad, se plantea ganar al movimiento estudiantil para posiciones revolucionarias. Y para ello considera importante concentrar el trabajo dentro de la Universidad, ganar la dirección de la FEU y después, extender el movimiento a otros sectores estudiantiles. Está convencido de que para los estudiantes del resto del país, la Universidad de La Habana representaba  las tradiciones revolucionarias del 30 y la lucha contra Machado del 33. Pero ya a estas alturas, también tiene claro que sólo con las armas se podrá derrotar a Batista, por ello  se propone ir conformando pequeños grupos armados.

En los últimos meses de 1952, comenzó a trabajar en la formación de colectivos de veinte o treinta estudiantes con fines insurreccionales. Le encomendó a cada uno de sus compañeros más cercanos la organización de ellos. Se trataba de conformar en la Universidad un destacamento de cien a ciento cincuenta combatientes.

Así, un 26 de noviembre, un día antes de la fecha de recordación de los mártires asesinados por el colonialismo español en 1871, y como parte de la promoción de la actividad, uno de estos grupo decide lanzarse al terreno del Estadio del Cerro, durante un juego de béisbol, y frente a 20 mil espectadores, despliegan una tela contra la dictadura, conminando al pueblo al acto que se realizaría en la Colina universitaria. De inmediato los esbirros aparecen con toda su violencia y detienen a los estudiantes, entre ellos, a José Antonio, pero éstos pudieron alcanzar su objetivo: llamar la atención y dar muestras de una Universidad rebelde.


Visto 196243 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Junio 2013 16:16
Más en esta categoría: Visita virtual »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Actividades
X
{loadposition jbolo_pos1}
Chat
X
Tu Estado: 
Disponible
Click here to change your status
Inicia sesión para poder chatear.

Con los usuarios que tiene Vínculo en la Comunidad y estén conectados podrá conversar.

Chat (0)