FacebookTwitterYoutubeFeed
      
    |  | 
Martes, 03 Mayo 2011 14:35

José Antonio Echeverría

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

Año 1953

Comenzó agitado. El 10 de enero, día del aniversario de Julio Antonio Mella (líder estudiantil, fundador del Partido Comunista de Cuba, asesinado en México por orden de Machado), los estudiantes celebraron un breve acto y erigieron un pequeño pedestal frente a la escalinata universitaria sobre el cual colocaron su busto. Cuatro días después, amaneció embadurnado de chapapote, en una evidente profanación , que  encontró respuesta inmediata en el estudiantado universitario. La protesta fue creciendo rápidamente en amplitud y violencia. A la mañana siguiente toda la zona cercana a la Universidad se convirtió en campo de batalla entre estudiantes y policías.

Hacia la plaza Cadenas( en la Universidad) comenzó a movilizarse el estudiantado de las distintas escuelas , desbordándose en la escalinata, y calles adyacentes a la Colina. Miles de estudiantes empezaron a formar una masa agitada que gritaba contra Batista y contestaba a la agresión armada, con  piedras y todo lo que encontraba a mano. La acción estudiantil  marcaría un hito histórico en la lucha contra la tiranía de Batista.
Una poderosa manifestación formada por varios miles de estudiantes inició una marcha por la calle San Lázaro rumbo al Mausoleo de los Estudiantes de Medicina fusilados por el colonialismo español. La policía trató infructuosamente de detenerla. Resonaban los gritos de ¡Abajo Batista! y ¡Abajo la dictadura!  , y cuando faltaban algunos cientos de metros para alcanzar el paseo del Prado y el objetivo final, una densa barrera de fuerzas represivas cerró el paso. Varias filas de policías y soldados con armas largas, carros perseguidoras y bombas flushers en disposición combativa, se interponían a los estudiantes.

La avanzada de la manifestación, formada por los más aguerridos estudiantes revolucionarios, entre ellos, Echeverría, Carbó, Chomón, Marcelo Fernández, arremetió contra la muralla policial que en el primer momento retrocedió ante la acometida juvenil, repartiendo golpes con sus armas. El impulso de la columna estudiantil no cedió y trató de desbordar a las fuerzas represivas, con el afán decidido de llegar a su objetivo, del cual la separaban escasos metros. En el enfrentamiento cayó, mortalmente balaceado, Rubén Batista Rubio, primer mártir estudiantil contra la dictadura de Fulgencio Batista.
Llega el 28 de enero y en los actos de recordación por el natalicio de José Martí, nuestro Héroe Nacional, estuvieron a la vanguardia los estudiantes de todo el país y junto a ellos, un grupo anónimo, integrado por unos 1.200 muchachos que respondían a una organización desconocida hasta entonces, y que muy pronto se haría notar su disciplina y combatividad. Se trataba de los jóvenes que se estaban organizando en torno a Fidel.

En la Habana, la Universidad organiza la manifestación de las antorchas dentro de la jornada proyectada por la FEU en homenaje al Apóstol, participando también, en ella, estudiantes de Pinar del Río. Es así que durante las primeras horas de la noche, en tanto frente al Capitolio se desarrollaba el acto oficial patrocinado por el régimen batistiano, cientos de estudiantes y gente del pueblo arribaban ininterrumpidamente al área universitaria para integrar una enorme masa bulliciosa, armada de sus lengüetas de fuego que comenzaría a desfilar a las 11:30 de la noche, encabezada por una gigantesca bandera sostenida por muchachas universitarias y de la enseñanza media. Detrás, el ejecutivo en pleno de la FEU.

Sobre la marcha se sumarían otros bloques, destacándose una columna de unos 500 jóvenes, perfectamente formados, que iban detrás de Fidel coreando ¡Revolución! ¡Revolución!.

Llega el 26 de julio de 1953. Se produce en Santiago de Cuba, el frustrado, pero histórico por su lección,  Asalto al Cuartel Moncada, dirigido por Fidel. La mayoría de los hombres que tomaron parte del mismo se habían entrenado, en una u otra forma, en las prácticas de la Universidad, pero mantuvieron lo dispuesto del plan, de no hacerlo trascender por cuestión de seguridad. Cuando la noticia llega a los dirigentes de la FEU de la Habana, los detalles eran escasos y tratándose de un domingo, día de receso de las actividades universitarias, se hacía difícil actuar, además las fuerzas represivas, portando armas largas, rodearon la Colina, en actitud abierta de que seguirían  cumpliendo lo decretado por Batista: la suspensión de las garantías constitucionales y la censura de prensa, con lo que de hecho se hacía casi imposible desarrollar cualquier acción política contra el régimen. Las fuerzas represivas se mantendrían en la misma postura durante el resto de 1953. 


Visto 191069 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Junio 2013 16:16
Más en esta categoría: Visita virtual »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Actividades
X
{loadposition jbolo_pos1}
Chat
X
Tu Estado: 
Disponible
Click here to change your status
Inicia sesión para poder chatear.

Con los usuarios que tiene Vínculo en la Comunidad y estén conectados podrá conversar.

Chat (0)