Para que la información viaje de prisa

26 de febrero 2021

Jueves, 11 de febrero del 2021 Por Miguel Alfonso Sandelis

Sus padres son de alto riesgo, por eso Thalía no ha podido ir a un hospital o centro de aislamiento a dar su aporte, lo cual la ha tenido incómoda consigo misma. Pero hace unos días llegó una convocatoria por el grupo de WhatsApp de cuarto año de la facultad de Industrial en la CUJAE. El llamado incluía los contactos de los coordinadores municipales y ella de inmediato contactó con el de Plaza, donde vive. Ya Thalía no se siente incómoda. El pasado lunes fue su primer día de trabajo.

En la tarea que desempeña, el riesgo de contagio es mínimo, pero la responsabilidad es alta. Cada laboratorio de biología molecular del país envía diariamente a una base de datos central, la información sobre el resultado de los PCR. Cada policlínico la recibe y la filtra, quedándose solo con los resultados de determinados laboratorios, que son los que procesan sus muestras. Esa información, en un documento Excel, es la que le llega a Thalía. Es entonces cuando comienza su labor.

Sentada frente a la laptop, en un pequeño local del tercer piso del Policlínico Docente “Mártires del Corynthia”, transcurre el segundo día de trabajo de la futura ingeniera industrial. Beatriz de Telecomunicaciones en la CUJAE, Cristina de Física en la Universidad de La Habana y Wagner del Pedagógico Varona, se rotan junto a Thalía en la misma misión. El trabajo es de ocho y media de la mañana a cuatro y media de la tarde. Como todos viven cerca, a la hora del almuerzo van a sus casas, pues no tienen almuerzo en el policlínico.

Pero volvamos a la labor. La tarea de Thalía es seleccionar, por sus direcciones, a todos los casos que viven en el área de salud que atiende el policlínico. Ella conoce qué cuadras lo limitan, pero, si le entran dudas, pregunta. Y hace más. Cuando ya tiene todos los casos, organiza la información, de manera que sea fácil de trabajar para quienes tienen que informar los resultados, ya sea a través de llamadas telefónicas o en las visitas a las casas. De igual modo hacen Beatriz, Cristina y Wagner, con esa responsabilidad que mueve a mi interlocutora. Durante el día llegan varios partes de los laboratorios, pero la comunicación con los informáticos del policlínico es la mejor, lo que posibilita que cada documento Excel llegue pronto a las manos de Thalía.

Así transcurre el día de trabajo de esta joven, entre los partes que llegan y los que ella entrega, luego de desandar con la mirada las filas y columnas de los Excel y teclear la útil información, para que viaje de prisa, hasta quienes esperan ansiosos por los resultados de los PCR.


Compartir en: