A 126 años de la caída en combate de nuestro José Martí

19 de mayo de 2021

Hoy, 19 de mayo, cuando se conmemoran 126 años de la caída en combate de nuestro José Martí, la cátedra Martiana quiere recordar al Apóstol de la Independencia de Cuba, "Ese sol del mundo moral", como lo calificara su gran admirador y estudioso, Cintio Vitier.

Arribamos a este infausto aniversario inmersos en la batalla por salvar el país y continuar avanzando. Recordar a Martí, no es solo repetir sus aleccionadoras frases, sino entregarnos con la misma pasión de él a la obra fecunda por la que ofrendara su preciosa vida. Los jóvenes haciendo realidad esta máxima martiana:

"La juventud es la edad del crecimiento y del desarrollo, de la actividad y la viveza, de la imaginación y el ímpetu. Cuando no se ha cuidado del corazón y la mente en los años jóvenes, bien se puede temer que la ancianidad sea desolada y triste".

Los educadores también hacemos nuestro el pensamiento martiano : "Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido: es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive: es ponerlo al nivel de su tiempo, para que flote sobre él, y no dejarlo debajo de su tiempo con lo que no podrá salir a flote; es preparar al hombre para la vida".

La Cuba actual enfrenta diversos peligros: la pandemia de la COVID, el recrudecimiento del bloqueo de EE.UU., la labor divisionista de la reacción interna al servico del "norte revuelto y brutal que nos desprecia", nuestras ineficiencias propias.

Ante tales retos, es necesaria la indestructible unidad de la cual Martí fue su gran defensor. Él se percató que la ausencia de esa unidad fue la principal causa del no cumplimiento de los objetivos de la Gesta del 68. Por ello, fundó el Partico Revolucionario Cubano, para con el esfuerzo y la voluntad de todos los cubanos dignos erigir una Cuba independiente.

Hoy se escuchan muchas críticas acerca del actual escenario en que vive el país. Es cierto que debemos rectificar muchas situaciones y actuar más enérgica y eficazmente. Hay muchos elementos que están ahí gravitando, entre ellos cómo llevar la crítica interna de la Revolución. Martí no fue remiso a la crítica, por lo contrario, incitaba a ello, pero puntualizaba: "Criticar, no es morder, ni tenacear, ni clavar en la áspera picota, no es consagrarse impíamente a escudriñar con miradas avaras en la obra bella los lunares y manchas que la afean; es señalar con noble intento el lunar negro, y desvanecer con mano piadosa la sombra que oscurece la obra bella".

En la primera página del primer número de Patria, aparece un artículo de Martí que se titula "Nuestra prensa".  Él expone allí que "...cuando la República esté segura, se podrá abrir las puertas a la libertad, aun cuando esa libertad sea usada en mal sentido. Pero mientras la República no está segura, la única voz que se ha de oír es la voz de ataque."

En la circular a los jefes, al inicio de la Guerra del 95, firmada junto a Máximo Gómez, se ordenaba enérgicamente: "El que pretenda detener con engaño la guerra de independencia, comete un crimen. En esta virtud, la Revolución, por sus representantes electos, vigentes hasta que ella se dé nuevos poderes, en descargo de su deber intima a Vd. que en el caso de que en cualquier forma y por cualquier persona se le presenten proposiciones de rendición, cesación de hostilidades o arreglo que no sea el reconocimiento de la independencia absoluta de Cuba,-cuyas proposiciones ofensivas y nulas no pueden ser más que un ardid de guerra para aislar o perturbar la Revolución,-castigue Vd. sumariamente este delito con la pena asignada a los traidores a la Patria".

En esta hora decisiva del país, preñada de amenazas, el llamado de Martí a la defensa de la patria y a su unidad más indestructible, se hace más urgente que nunca. Cumplamos ese cometido con nuestro patriótico accionar.

No habrá tegua, ni espacio para quienes pretendan dividirnos y posibilitar el no cumplido sueño de la potencia del norte: adueñarse de Cuba.

La cátedra Martiana en un día como hoy, quiere presentar parte de un poema no muy conocido de Martí.

Martí quiso honrar el día de su sepultura con el poema titulado "Muerto", que publicó en la Revista Universal, de México, en el período más anticlerical de su vida, el 25 de marzo de 1875, próxima ya la Semana Santa de aquel año; poema en el que leemos:

¿Quién sabe cuándo ha sido?

¿Quién piensa que él ha muerto?

¡Desde que aquel cadáver ha vivido,

El Universo todo está despierto!

Y desde que a la luz de aquella frente

Su seno abrió la madre galilea,

Cadáver no hay que bajo el sol no aliente

Y eterno vivo en el sepulcro sea!

Eterno vivo es para nosotros José Martí.

Catedra Martiana. Cujae


Compartir en: