Cuba clasifica por primera vez en Global Student Challenge

20 de mayo de 2021

Tomado de Juventud Técnica

Sheila y Roxana (izquierda) Ernesto y Tabío (derecha) durante el torneo del Global Student Challenge del simulador de negocios en la cadena de suministros The Fresh Connection, 2021

Cuatro estudiantes de Ingeniería Industrial de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (Cujae) dirigen su propia empresa virtual junto con su equipo, en el Global Student Challenge, una competencia internacional que les ofrece la oportunidad de adquirir conocimientos valiosos y desarrollar las habilidades que han aprendido durante el curso de su plan de estudios.

Ante la disminución del rendimiento de la empresa The Fresh Connection, el equipo de gestión debe volver a encauzarla lo antes posible. Es un entorno de alta presión en el que la gestión eficaz de la cadena de suministro es la clave del éxito.

Este es el reto al que se enfrentan los alumnos de cuarto año de la carrera de Industrial en la Final Global, (mayo de 2021). Luego de tres rondas obtienen el lugar 36 de 56 equipos, inicialmente clasificados a la Final. También alcanzan el primer lugar en Latinoamérica y Cuba clasifica por primera vez en este tipo de encuentro.

Finalistas de la Global Student Challenge 2021. La Cujae entre ellos.

“Nuestro país en el Ranking Mundial de Logística 2018 (Índice de Desempeño Logístico) es el número 146 del mundo, y que un equipo cubano logre el lugar 36 (no por países, pues solo hubo representación de 17) es un gran logro y demuestra que nuestros estudiantes tienen la capacidad de competir globalmente si se les entrena y enseña con los métodos adecuados”, detalla en exclusiva a Juventud Técnica Igor Lopes Martínez, Jefe del Departamento de Ingeniería Industrial y de la Disciplina de Gestión de Procesos y Cadenas de Suministro de la Cujae.

Mi experiencia en el deporte permitió transmitirles a ellos que el trabajo en conjunto es fundamental. Veo este resultado como un equipo Cuba, de un deporte que no es el más tradicional y que clasifica a la Olimpiada. Ello muestra la posibilidad de hacerlo en temas en los cuales no somos reconocidos líderes mundialmente”, acota el profesor Lopes Mártínez.

Lo más cercano a la realidad

Situada en Holanda funciona esta empresa productora de jugos. Cuatro son sus vicepresidentes y cada uno de ellos, encarnados por los estudiantes Ernesto Tabío, Sheila Pedroso, Roxana Alemán y Ernesto Rodríguez, manejan las decisiones en la cadena de suministro. Estas actividades se simulan en un entorno virtual mediante la herramienta The Fresh Connection, que además es el nombre de la empresa virtual.

El software de simulación de Fresh Connection ha sido diseñado para que sea fácil de usar, en cualquier plataforma, desde PC hasta un Tablet / Foto tomada del sitio Inchainge

Cuenta Ernesto Tabío que el alumno pasa a ser un actor directo, toma decisiones, alinea estrategias con sus compañeros, analiza datos de la entidad de tiempos anteriores, negocia con otros actores y todo ello lo plasma en el software de simulación. Este fue diseñado para usar de una manera fácil en cualquier plataforma, desde una PC hasta una tableta.

“Se realiza una simulación de los próximos seis meses en la empresa con los valores introducidos por nosotros y con todas las variables que pueden actuar en la cadena de suministro, devolviendo un resultado financiero de cómo se comportó la empresa en esa escala de tiempo. Este es el principio del ´Aprender haciendo´, porque la herramienta brinda la posibilidad de llevar a la práctica los conceptos y teorías estudiados”, describe.

Apunta el joven Tabío que durante estas negociaciones y análisis de datos también se va consolidando en los estudiantes la destreza de trabajar en equipo, de escuchar, comunicar y debatir habilidades técnicas difíciles de desarrollar en una conferencia tradicional.

Ernesto habla del simulador como un juego, que logra a su vez generar un sentido de pertenencia. “Resulta curioso, divertido, atractivo y es didáctico. A todo esto, le podemos sumar las innumerables variables y situaciones que puede introducir el ´Controlador´ del juego para ´ver´ cómo reaccionan los jugadores. Por ejemplo, riesgos en la cadena de suministros tales como huracanes en la región de un proveedor de materia prima, provocando su escasez. Nuevos productos a producir y nuevos clientes nacionales e internacionales a vender, entre otros”.

Sheila Pedroso, otra de las estudiantes empresarias, dice que los vicepresidentes de The Fresh Connection deben estar preparados para “sacar la empresa adelante” con la información que brinda el simulador respecto al estado actual del negocio y los factores externos que pueden influir sobre las decisiones determinadas por la junta directiva.

— ¿Cómo este tipo de herramienta contribuye al desarrollo de profesionales cubanos y a la economía nacional?

— El simulador The Fresh Connection se utiliza en más de cien países y en más de 700 universidades en carreras de Negocio e Ingeniería, fundamentalmente, dice Igor Lopes.

“En Cuba, vivimos un entorno de riesgo fuerte y constante. Por ejemplo: cancelación de un cliente/proveedor extranjero por la acción del bloqueo; escasez de materia prima por mal cumplimiento del proveedor, y qué acciones podríamos tomar para vender nuestro producto al extranjero y obtener divisa. Esas son algunas situaciones modelables que bien responden a nuestro contexto. El simulador nos da la posibilidad de estar preparados para ellas”, aclara Ernesto Tabío.

De acuerdo con la joven Sheila los estudiantes de los años avanzados de la carrera Industrial igualmente reciben lecciones sobre el empleo del simulador con el objetivo de difundir la técnica “Aprender haciendo”.

Igor Lopes es también el profesor o entrenador que los prepara para este tipo de torneo. Mediante el método que menciona la alumna, conocido además como “Aprendizaje por experiencia” para desarrollo de habilidades blandas o sociales en los discípulos, el rol del docente cambia. “Pasa de una comunicación unidireccional de un profesor explicando conceptos o temas, a una comunicación activa y en varias direcciones. El maestro se convierte en un facilitador del aprendizaje”.

Refiere, además, que posibilita el desarrollo de habilidades de liderazgo. Ayuda a cerrar la brecha entre la adquisición de conocimientos teóricos y la generación de habilidades a través de la participación activa en el aprendizaje. Especialmente, cuando se aplica en un entorno de aprendizaje en equipo.

El aprendizaje por experiencia combinado con el nivel de los estudiantes y profesores en Cuba puede garantizar un salto en el conocimiento de estos temas

“La inserción de Cuba en las cadenas globales de suministro es un verdadero desafío y se deben desarrollar nuevas competencias. La carrera de Ingeniería Industrial es la única carrera en el país que incluye logística, cadena de suministro y gestión de la producción en los planes de estudio básicos. Al mismo tiempo, cubre el capital humano en procesos, estudios del entorno laboral, transformación de procesos mediante el uso de nuevas tecnologías e informática, gestión de la calidad y administración y finanzas”, argumenta el Doctor en Ciencias Lopes Martínez.

Durante la realidad

Gracias a la colaboración de más de 12 años entre la Cujae y la universidad alemana TH-Wildau, en 2019 Igor Lopes y diez estudiantes (incluidos Sheila, Ernesto, Roxana y Tabío) lograron ir a una visita de estudio donde descubren el simulador. Desde entonces tuvieron la oportunidad de participar en el Global.

Sin embargo, en paralelo a este torneo los universitarios recibieron sus clases y apoyaron en las tareas de la COVID-19. Ernesto Rodríguez y Roxana Alemán compartieron varias de ellas.

“He tenido el placer de ejercer como mensajera de medicamentos a las personas de la tercera edad que viven solos en mi comunidad. Nos encargábamos de estar al tanto de la llegada de los medicamentos a la zona y, además, para disminuir su exposición al virus en lugares de salud como es el consultorio médico de la familia, buscábamos las recetas que necesitaban los pacientes, acordado previamente con el doctor de la familia.

“Durante este año todos formamos parte de un proyecto de salud, guiado por profesores de la facultad y junto al apoyo de ellos, nos encontramos cumpliendo distintas tareas como son las pesquisas, el trabajo en policlínicos con la gestión de las bases de datos con la información de los pacientes, así como labores en puestos de mando y puntos de vacunación”, contó Alemán.

Por su parte, Ernesto ha sido voluntario de limpieza en el acondicionamiento del centro de aislamiento de la Universidad de Ciencias Informáticas y mensajero de alimentos para los ancianos del Sistema de Atención a la Familia de su localidad, en el Vedado. Ha ayudado en el proceso de repartición de las camas en los centros de aislamientos y del transporte de las personas sospechosas y positivas a la COVID-19.

Actualmente, es responsable en su municipio, de dos puntos de vacunación de la fase III del ensayo clínico del candidato vacunal Soberana 02, además de trabajar allí como digitalizador de la información, junto a su compañero Ernesto Tabío.


Compartir en: